El plagio

Por Αγάπη y ·Ðelacroix·

 

 

Puede uno copiar y falsificar algo, pero no puede crearlo dos veces.

Andrés Trapiello.

 

 

Katrinna Le Fay, impulsora y creadora de la campaña anti-plagio*, que —sobre todo en el fandom yaoi/slash— ha brindado la posibilidad a toda una generación de lectores y autores para reconocer y apoyar la importancia de detener este suceso —nada aislado—, compartió con Fanfiction Chronicles:

 

FFC: ¿Por qué iniciaste la campaña?

 

KLF: Comencé la campaña anti-plagio, porque me da muchísima rabia que personas sin pizca de educación o moral lleguen y arrebaten las cosas a personas que se tardaron en pensar y en hacer una historia. Eso jamás me parecerá correcto, porque esas personas no sufren al pensar en algo, no sufren al plasmarlo, no sufren de bloqueos de escritor, sólo llegan y la toman. Cambian nombres, unas cuantas cosas y ponen su nombre. Eso es una falta total de respeto al autor, a su trabajo, pero sobre todo a los lectores.

Por eso la inicié, para que las personas alcemos la voz en caso de encontrar alguna historia plagiada.

 

FFC: ¿Hace cuánto empezaste con la idea de la campaña?

 

KLF: Como entre seis y ocho años.

 

FFC: ¿Alguna vez fuiste víctima de un plagio?

 

KLF: Te voy a ser franca, nunca, al menos que yo sepa o me hayan dicho, pero si personas que conozco, buenas y buenos escritores.

 

FFC: ¿Ya tenías experiencia escribiendo fanfiction o eras de las "novatas"?

 

KLF: Ya tenía experiencia, este año es mi décimo aniversario como fanwritter.

 

FFC: ¿Crees que tu "trayectoria”, como escritora, ayudó al éxito de la campaña?

 

KLF: Puede ser, aunque quizá el mérito fue el hecho de exhortar a las personas a unirse, "alzar la voz y a no quedarse callado".

FFC: ¿Consideras que el éxito logrado ayudó —aún más— a las escritoras a no desalentarse, con “la piedra en el zapato” en el que se han convertido los plagiadores?

 

KLF: Por supuesto, porque esa “piedra en el zapato” sabe que tienen que pensársela dos veces antes de hacer de las suyas, porque entre más las personas estén unidas, más fuerza existe y las personas dañadas por esa piedra no están solas, jamás. La unión hace la fuerza.

 

FFC: ¿Por qué crees que después de tantos años la campaña sigue con tanta fuerza?

 

KLF: Si la campaña sigue en pie es porque todos luchamos día a día contra el plagio. Tengamos días, meses, años escribiendo fanfic, tenemos que lidiar diariamente con esto y la campaña es un estandarte, para no perder la fe en lo que hacemos y en las personas que nos apoyan y nos respetan primeramente como personas y escritores, así que espero que siga muchos años más y que jamás decaiga.

 

FFC: ¿No crees que decaiga?

 

KLF: Tengo fe en eso.

 

 

 

El plagio se define como "Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias".

 

Hablando claro y centrándose en lo legal, no hay leyes específicas que protejan a los fanfiction. ¿Por qué?

 

La ficción de fanáticos se escribe por gusto, no hay remuneración económica y, lo más importante,  se utilizan personajes e historias base que tienen un dueño, previamente registrado bajo la “Ley de la propiedad intelectual”; esta ley protege los derechos del autor durante cincuenta a setenta años (dependiendo del país) después de su muerte, luego —si no hay ningún otra persona que se haya hecho de los derechos— la obra pasa a ser parte del dominio público.

 

Bajo este concepto, el realizar fanfiction “sin ánimo de lucro” no es del todo legal, de hecho, el autor que figura como tal ante la ley podría iniciar cargos legales en contra de las comunidades de fanfic y sus autores, que van desde multas hasta encarcelamiento. George Lucas, Anne Rice, entre otros tantos, lo han llevado a cabo.

 

Es por ello que los administradores de dichas comunidades hacen hincapié en que los autores de fanfiction no escriban historias de los mencionados, colocando una lista de sus nombres en la «Política de uso» y «Reglamento de publicación».

 

No obstante —y antes de iniciar la histeria y cacería jurídica—, hay que considerar ciertos elementos que apoyan la creación y proliferación de fanfiction.

 

El «uso justo» o «uso razonable» es un criterio que permite un uso limitado del material protegido sin necesitar permiso del dueño de dichos derechos. Permitiendo la cita o incorporación, legal y no licenciada, de material protegido en un trabajo de otro autor.

 

El permiso expreso de los autores dueños de dichos derechos, considerando la ficción del fanático como obras derivadas del trabajo original. J.K. Rowling —a quien parece encantarle el fanfiction, siempre y cuando se aclaren sus derechos como autora— y Douglas Adams —quien se dice ha llegado al punto de usar ideas del fanfiction para sus libros— son algunos ejemplos. También están las productoras, que promocionan las obras derivativas para mantener el interés de los fans en la serie original.

 

Así pues, se puede entender que los fanfiction son legales siempre y cuando se respete el «uso justo» —que con solamente utilizar los personajes se acata—, se escriba únicamente de obras explícitamente permitidas —incluyendo obras que son del dominio publico, como "Romeo y Julieta" de William Shakespeare—, se establezca quién es su verdadero dueño —el mentado disclaimer que los administradores de web exigen para publicar— y, sobre todo, la trama sea completamente del fan. Esto último lleva a hablar de las adaptaciones.

 

Como se ha visto, jurídicamente, escribir fanfiction no es tan sencillo como se creía. Tomar una novela/programa/anime/etc., —que no sea parte del dominio público— y adaptarla al fandom favorito, simplemente cambiándole los nombres de los protagonistas y uno que otro detalle, es lógicamente plagio.

 

Adaptar, conlleva tomar ciertos aspectos —uso justo— de la obra original y ajustarla a las ideas, diálogos, escenas y personajes propios.

 

En un sentido literal, el fanfiction es una adaptación.

 

Ahora bien, con o sin conocimiento previo, la mayoría de los autores de fanfiction cumplen con lo anteriormente estipulado. Pasando horas, días e incluso meses trabajando y puliendo la trama, acomodando detalles, buscando la manera en que personajes y escenas embonen perfectamente.

 

Considerar un halago y hasta tributo que otro aficionado del fandom tome la historia —que con esfuerzo se ha escrito— y la haga pasar como suya; o en casos de “promoción” se deslinda responsabilidades con un ‘La historia no es mía es de…, pero como es tan buena la traigo para que la conozcan’, es irrisorio, una burla y, evidentemente, plagio.

 

Por supuesto, hay autores de fanfiction que, como J.K. Rowling, permiten obras derivadas —como lo son las traducciones— y hasta “promoción” de sus historias por parte de otros aficionados, sin embargo, suele ser con permiso explícito, que curiosamente los reincidentes a publicar lo que no es suyo olvidan preguntar.

 

Dado que legislativamente los fanfiction están en una laguna, la responsabilidad de impedir que el plagio se extienda y sea considerado como “normal” en el fandom, recae totalmente en los lectores y autores del mismo. Siendo la campaña Le-Fay parteaguas en crear una cultura y respeto por las historias ajenas —que dentro del sentido común no debería siquiera plantearse—; también existen páginas que se dedican únicamente a ello, hallando en el foro PLAP un apoyo y guía para los autores que  han sufrido —lamentablemente— un plagio.

 

Pero como nada es perfecto ni infalible, la mejor opción es informarse y como bien dijo Katrinna Le Fay:    

 

*“No permitamos que el PLAGIO se lleve nuestro trabajo, así que si conoces una historia Robada, por favor denúnciala a sus respectivos dueños. No es justo que nuestras horas de dedicación se vayan a la basura y se vean inmiscuidas en una total falta de respeto para el Autor y los lectores. Entre más luchemos, más saldremos adelante. ALZA LA VOZ, NO TE QUEDES CALLADO ANTE EL PLAGIO”.

 

Referencias.

 

Derechos de autor: http://es.wikipedia.org/wiki/Derechos_de_autor    http://www.benedict.com/

Uso justo: http://es.wikipedia.org/wiki/Fair_use  http://www.copyright.gov/fls/fl102.html

Diferencias entre adaptación y transcripción/plagio: http://plap.foros.ws/t261/por-que-hacemos-esto/

La laguna legal de los fanfiction: http://es.wikipedia.org/wiki/Fanfiction#Aspectos_legales

http://es.safecreative.net/2009/09/11/la-proteccion-juridica-de-los-fanfiction/

Los derechos y obligaciones de los traductores:http://works.bepress.com/cgi/viewcontent.cgi?article=1006&context=maximiliano_marzetti